El sueño de los bebés: un proceso evolutivo - Todo para el aprendizaje de los bebés

Dormir en bebésPrimero que nada, deseo aclarar que los bebés saben dormir. Parece lógico, mas en los últimos tres años (desde que se encontraba aguardando mi primer hijo) he escuchado oraciones que mencionan a en el momento en que un bebé de distintas meses o años va a aprender a reposar.

Los bebés duermen en el útero de su madre y, por supuesto, lo hacen tras nacer, de la misma manera que respirar o bien comer. De hecho, es una actividad que ocupa la mayoría de su tiempo en los primeros meses de vida. Para ser mas exacto los recién nacidos duermen entre 14 (el más despierto) y 20 horas cada día (el más somnoliento).

Entonces, ¿por qué razón los progenitores se quejan de que los bebés / niños no duermen? La respuesta es simple: porque no duermen como . El sueño de bebés y mayores es muy diferente. El bebé debe pasar por un desarrollo evolutivo físico y sensible hasta que adquiera un ritmo de sueño similar al de un adulto. ¿Y cuando pasa esto? Bueno, unos 6 años.

No se preocupe. Leíste correctamente. Hasta los 6 años, un niño pasa por distintos períodos a lo largo de los cuales el sueño puede tener fases largas y cortas, con múltiples despertares y otro «problema» como Los terrores de una noche.

Para entender mejor por qué razón los bebés duermen de manera tan diferente a los progenitores, comenzaré mirando las distintas fases del sueño en un adulto sano sin ningún género de trastorno del sueño. Aunque los conocía desde hacía un largo tiempo, me ayudó bastante recordarme que no dormimos toda la noche con exactamente la misma intensidad y que, como bebés, nos despertamos numerosas ocasiones aunque no recordamos nada cuando lo hacemos. nos levantamos por la mañana.

Los mayores por la noche tienen momentos de sueño menos profundo en comparación con los instantes de sueño más profundo, y cambiamos entre varias veces a lo largo del sueño.

A lo largo del sueño poseemos distintas ciclos que duran cerca de 90 a 120 minutos, a diferencia de los bebés cuyo período frecuenta permanecer alrededor de 50 minutos. En el final de cada período o bien incluso dentro de cada ciclo, hay despertares, entre 6 y 10 a lo largo de la noche. Cada individuo tiene una duración permanente de cada período; Por otro lado, no sucede lo mismo con las fases del sueño de cada ciclo.

Ciclos de sueño

En un ciclo, hay 2 estados:

  1. los sueño tranquilo: También llamado sueño no REM o bien sueño lento. Es a lo largo de este estado que nuestro cuerpo descansa y «recarga las pilas». Consta de varias fases:
    • Fase I: es un estado de entumecimiento. La sensación es distendida y si estamos despiertos pensamos que no nos hemos quedado dormidos aunque nos cuesta recordar lo que pasó en esa época.
    • Fase II: tiene el sueño rápido. Nos quedamos dormidos mas cualquier estruendos o movimiento nos lúcida. Entre la fase I y II, los mayores suman el 50% de nuestro sueño total.
    • Etapa III: es una etapa de transición entre la etapa II y III, estamos cada vez más relajados y el sueño se vuelve más profundo.
    • Etapa IV: En esta fase, todo nuestro cuerpo se “ralentiza”, nuestro ritmo cardíaco y respiración se sostienen a la par, y la cabeza está profundamente dormida.
  2. Sueño paradójico: además llamado sueño paradójico o sueño activo. En este estado, los sueños se efectuarán. Nuestra cabeza está muy activa (si observamos a un individuo a lo largo del sueño REM, podemos ver cómo sus ojos se mueven bajo los párpados), en tanto que nuestro cuerpo está totalmente relajado. Es ahora mismo del sueo que se instalan nuevos aprendizajes y se sobrepasan situaciones de ansiedad.

¿Y los bebés? ¿Cómo son tus ciclos de sueño?

Debes diferenciar 3 buenos periodos de sueño del bebéSin olvidar nunca que se trata de un desarrollo evolutivo y que cada niño tiene su propio ritmo, no todos conseguimos controlar las fases del sueño simultáneamente y desde luego no todos y cada uno de los pequeños tienen exactamente las mismas adversidades.

Antes de nacer:

los sueño prenatal o bien el el bebé duerme en el útero de su madre es muy similar a la de un bebé recién nacido. Es completamente independiente del descanso o sueño de la madre y se registran dos patrones: sueño activo y sueño relajado.

El sueño activo es lo que eventualmente se transformará en sueño REM y es el primero en manifestarse entre el quinto y sexto mes de embarazo.

El sueño tranquilo (que en los mayores va a pasar a ser las fases I, II, II y IV) aparece más tarde desde el séptimo mes de embarazo.

Etapa de construcción:

Los bebés de 0 a 3 meses duermen de forma bifásica. Tiene solo dos fases, como prenatal: Sueño REM y sueño relajado, con una duración de 50 a 60 minutos. Esto posibilita que el bebé se despierte habitualmente para comer (tenga en cuenta que el estómago de un bebé es pequeño y, por lo tanto, no puede consumir una gran cantidad de leche). Un bebé necesita comer de 8 a 12 veces cada día para evitar la hipoglucemia, además de sostener el suministro de leche materna con esta succión recurrente.

En este periodo el sueño es ultradiano y multisecuencial. La noche no se distingue del día y el ciclo se reitera a lo largo del día, independientemente del hecho de que los adultos sean de una secuencia (solo dormimos una vez cada día).

A lo largo de los primeros meses de vida, el más grande porcentaje de sueño está en la etapa REM. Los bebés están lúcidos por un tiempo cortísimo y necesitan integrar novedosas habilidades y aprendizajes, esta fase les ayuda a desarrollar sus psiques mientras duermen. Aparte, el comienzo del sueño puede ocurrir de manera directa en la fase REM. De hecho, a diferencia de los mayores, los bebés necesitan reorganizar su cerebro, la memoria y el proceso de estudio en vez de reposar su cuerpo (lo que ocurre en la fase no REM).

los durmiendo en bebés de 4 a 7 años los meses empiezan a parecerse más a los del adulto, cuando menos en el avance y adquisición de las diferentes fases. Los bebés distinguen entre el día y la nocheA los 7 meses se puede observar cómo las horas de sueño se han reducido a 10-15 en total, divididas en 2 o bien 3 siestas durante el día y una noche de descanso con menos actividad. Aparte, no solo vas a tener todas y cada una de las fases del sueño, sino que vas a poder unirte a ellas más fácilmente y llevar a cabo recados con más de un ciclo. Aunque esto se ve una ventaja, los despertares son muy recurrentes y el bebé aún no posee la capacidad de conciliar el sueño a lo largo de estos despertares, por lo cual aunque necesite comer con menos frecuencia, es posible que se despierte igual o más. veces por la noche que antes.

Otra desventaja de la aparición de novedosas fases es que el bebé tiene que adaptarse a ellas, acostumbrarse a distintas reposos y esto provoca que el sueño sea inestable. Recuerda que afirmamos que el bebé de 0-3 meses puede dormir directamente en la fase REM. Esto quiere decir que da igual lo que ocurra a su alrededor, continuará dormido, pero cuando el bebé está en la fase I o II un mínimo de estruendos o un cambio de posición pueden despertarlo.

Etapa de maduración:

los Duermo entre 8 meses y 2 años se destaca por ser una etapa crítica para todos los bebés. Muchos son los cambios a los que se enfrenta un niño tan pequeño: introducción a la nutrición, entrenamiento para ir al baño, caminar, coche-reconocimiento,… Finalmente, comienza el sendero hacia la independencia. Y este proceso va acompañado la gran mayoría de las veces de angustia por separación. Nos logramos hallar frente a niños muy independientes durante el día, que son capaces de realizar gran parte de las actividades de la vida día tras día sin tener a sus padres a su lado, pero en el momento en que llega la noche tienen temor de quedarse dormidos para estar solos. Por tanto, requieren la compañía de uno de los dos padres para conciliar el sueño. A medida que el niño gana confianza, esta necesidad de «tocar» a lo largo del sueño también decrece.

Los despertares y el sueño inquieto continúan mostrándose a lo largo de este tiempo siendo muy común. El desarrollo de dormir y despertarse a estas edades es muy frágil, al igual que la capacidad de vigilar la ansiedad y la maduración del niño.

Lo más importante en esta etapa es comprender que es muy habitual que los pequeños no duerman toda la noche, que los despertares, fundamentalmente en la última parte de la noche, son una parte del desarrollo evolutivo del sueño, y intentar obligar al niño a dormir continuamente o evadir sus necesidades (de contacto o compañía) puede empeorar y prolongar la situación. Los despertares nocturnos acostumbran ocultar alrededor de los 5 años..

Un niño va a tardar de 5 a 6 años en tener un sueño bastante similar al de un adulto. Una sola noche, sin siesta y con una duración de 8 a 10 horas. A medida que el niño crece, dominará la técnica de volverse a dormir durante los despertares nocturnos.

Conque recuerda dormir es un proceso evolutivo que se ajusta a las pretenciones humanas. Un bebé recién nacido no duerme como un niño y no duerme como un adulto; Tampoco es semejante un adulto que un anciano, puesto que cada edad exige necesidades diferentes.

Tener información sobre lo que es normal le asistirá a comprender mejor cada novedosa situación que halle con su bebé. El sueño es una gran preocupación para los progenitoresDesde el instante en que el niño crece, el sueño de la madre / padre se amontona y muchas veces no vemos el final de las noches de insomnio o con múltiples despertares. Más allá de que el sueño es un desarrollo evolutivo, si tienes dudas sobre las horas de reposo de tu bebé o bien si observas cambios en su accionar que tienen la posibilidad de estar relacionados con un mal descanso, consulta a tu médico porque en la infancia hay también trastornos del sueño que necesitan ser tratados.

Califica este artículo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...