Coronavirus SARS-CoV-2 | En familia - Todo para el aprendizaje de los bebés

los Coronavirus del SARS-CoV-2 es responsable de la enfermedad llamada COVID-19. Se advirtió por vez primera en nuestro país el 31 de enero de 2020 y hoy día es la causa de una pandemia mundial.

En España, cerca del 12% de los pacientes con COVID son inferiores de 15 años.

¿Cómo se infectan los pequeños?

La mayoría de los pequeños se infectan a través de contactos familiares, en su mayoría adultos.

¿Qué ocurre con los pequeños, tienen la posibilidad de transmitir la patología?

Sí, aunque menos que los mayores. Los menos contagiosos son los más pequeños.

¿Qué síntomas pueden tener los pequeños?

Los pequeños acostumbran desarrollar formas más leves de la patología con mejor pronóstico; asimismo tienen la posibilidad de tener infecciones asintomáticas.

Tienen la posibilidad de padecer:

  • Síntomas respiratorios: los más habituales son los de una infección del tracto respiratorio superior (tipo resfriado o resfriado) como tos, fiebre, dolor de garganta, mucosidad. Ciertos casos pueden presentarse con mal muscular, sensación de falta de aire o mal en el pecho.
  • Síntomas gastrointestinales: En los niños asimismo observamos con cierta frecuencia inconvenientes digestivos con náuseas, vómitos, diarrea, mal abdominal, pérdida de apetito.
  • Manifestaciones cutáneas: se ha descrito afectación cutánea con manchas rojizas o bien violáceas, erupciones extendidas, urticaria y lesiones afines a congelación en zonas distales (dedos).
  • Dolor de cabeza, anosmia (pérdida del olfato), ageusia (pérdida del gusto).
  • Síndrome inflamatorio multisistémico: parece ser una respuesta inflamatoria tardía a la infección por SARS-CoV-2. Es una de las formas de infección más graves en los pequeños. Suele presentarse con fiebre alta y síntomas digestivos (fundamentalmente mal abdominal intenso).

¿De qué forma se diagnostica?

Poseemos primordialmente 3 técnicas de diagnóstico:

  • PCR para detección de virus en frotis nasofaríngeo.
  • Prueba rápida de antígeno en una muestra tomada por frotis nasofaríngeo.
  • Pruebas serológicas (análisis de sangre): detectan anticuerpos contra el virus y nos informan de la inmunidad del tolerante al SARS-CoV-2 después de pasar la infección.

¿Qué pasa si mi hijo tiene síntomas?

Si su hijo tiene síntomas respiratorios, digestibles, fiebre, etc. o cree que fué infectado, debe estar comunicado con su médico para evaluar si es COVID y si es necesario llevar a cabo algo prueba de diagnóstico.

Si nota contrariedad para respirar, parches en la piel, caries, fiebre persistente, mal abdominal profundo o empeoramiento del estado general, debe acudir urgentemente a un médico.

¿Qué tratamientos hay para los niños con COVID-19?

En nuestros días no existe prueba para recomendar un tratamiento farmacológico específico. Si el niño se encuentra en buen estado general y los síntomas son leves, tratamiento sintomático, esto es, intentando la fiebre o bien el dolor como en cualquier otro proceso.

¿Entran los niños asimismo?

En comparación con los mayores, los niños ingresan en hospitales bastante menos que los adultos, primordialmente debido a una menor continuidad de patología y un curso más suave. El compromiso de requerir hospitalización es mayor en niños menores de un año y en aquellos con una patología subyacente.

¿Qué pequeños se consideran en riesgo?

  • Pacientes inmunodeprimidos: trasplantes, quimioterapia, infección por VIH, inmunodeficiencias.
  • Pacientes con enfermedad cardíaca o bien enfermedad respiratoria crónica: fibrosis quística, displasia broncopulmonar, asma grave, oxigenoterapia domiciliaria.
  • Pacientes con encefalopatía o bien patologías neuromusculares graves, anemia falciforme, diabetes mellitus tipo 1 mal controlada, intestino corto, desnutrición grave, diálisis.

¿De qué manera impedir el contagio?

Los niños no están excluidos de las acciones precautorias habituales para impedir la propagación de la infección. Todos podemos estar infectados y todos tenemos la posibilidad de ser transmisores de la enfermedad. Se tiene 3 medidas básicas: distanciamiento popular, lavado y uso recurrente de manos máscara.

Es muy importante que desde el primer instante en que surjan dudas sobre un viable contagio, porque el niño tiene entre los síntomas descritos o bien estuvo con un tolerante sospechoso o bien afirmado de COVID, apartado en el hogar hasta que se comunique con su pediatra y le afirme qué hacer. No deberías proceder a la escuela.

Los niños con COVID tienen que quedarse aislamiento en el hogar durante 10 días desde el principio de la clínica, siempre y cuando el décimo día no haya tenido ningún síntoma durante cuando menos 3 días.

Si el niño ha estado en contacto con un individuo enferma, pero no muestra síntomas, también debe mantenerse aislamiento en el hogar a lo largo de 10 días, desde el último día que estuvo con el tolerante.

En algunas comunidades, si o bien su hijo han estado en contacto con un tolerante de COVID confirmado, los rastreadores lo llamarán para decirle qué llevar a cabo.

FUENTE:

Califica este artículo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...