El sueño y el accionar de los pequeños II - Todo para el aprendizaje de los bebés

En el articulo previo deciamos que para presenciar la acción reparadora del sueño profundo, el cerebro de un niño requiere entender que es hora de reposar. Y su cuerpo ha de estar suficientemente calmado para lograr reposar relajado. Esto se consigue si los progenitores consiguen abarcar los 3 causantes clave: la tensión, el tiempo y el temperamento, y cómo cada uno de ellos se relaciona con el sueño. O bien las 3 T del buen reposar.

Tensión – Su niño debe sentirse relajado y seguro. Varios pequeños no tienen la posibilidad de reposar gracias a que sus cuerpos están en un estado de máxima alarma en el momento de acostarse. Ahora sea porque se han saltado la siesta, hubo un imprevisto, un cambio en la rutina, o bien se ha visto perjudicado por la tensión familiar – todas y cada una estas cosas tienen la posibilidad de poner a un niño en alarma. En el momento en que esto pasa, hay que tomar medidas complementarios para volverlo a la tranquilidad en todo el día.

En verdad, una aceptable noche de sueño empieza en la mañana. Haz que el día del niño empieze en una atmósfera sosegada, con un sentido de tranquilidad y gozando de vuestra relación cariñosa. Dale los buenos días cariñosamente en el momento en que despierte y deja que tome su tiempo para un desayuno familiar sin prisas. Estas relaciones frenan los latidos del corazón y el pulso y esto se utiliza para amortiguar las tensiones del día por venir.

Tiempo (el reloj) – El reloj corporal del niño es el centro .

Etiquetas: consejos para reposar a los pequeños, reposar, educación infantil, sueño, sueño y accionar de los pequeños

Lee más artículos sobre General y Pequeños y Progenitores y Primeros años

Califica este artículo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...