Pruebas de diagnóstico para COVID-19 - Todo para el aprendizaje de los bebés

En nuestros días, hay dos tipos de pruebas disponibles para el diagnóstico de la infección por coronavirus CoV-2 del SARS. Ciertos intentan demostrar la presencia del nuevo coronavirus (PCR y prueba de detección de antígenos) y otros intentan ver si el cuerpo humano ha producido anticuerpos contra dicho virus. Ninguno de es 100% exacto.

PCR

PCR significa “Reacción en cadena de la polimerasa“. Con la PCR, lo que procuramos descubrir es la presencia del material genético de un agente infeccioso, en un caso así el ARN (ácido ribonucleico) del SARS CoV-2. Es una técnica de diagnóstico que se ha usado durante años para diagnosticar anomalías de la salud infecciosas.

Para realizar la PCR es requisito capacitar al personal de laboratorio, aunque los laboratorios han perfeccionado la técnica y se está volviendo cada vez más fácil y veloz, dando desenlaces en horas.

Cuando estamos enfermos de COVID-19, el virus se encuentra en la garganta y en la parte posterior de las fosas nasales. Entonces, la exhibe debe obtenerse poniendo un hisopo de algodón en la boca y la nariz hasta el momento en que llegue a esta zona. Es una prueba segura para el tolerante, aunque un poco molesta. En pacientes intubados, se pueden tomar muestras de los bronquios.

¿De qué manera se interpretan los resultados de la PCR?

El resultado es positivo si el análisis de la exhibe respiratoria lograda muestra la presencia de ARN viral, y confirma que el paciente está infectado con SARS CoV-2.

Si la PCR no descubre el material genético del virus, el resultado es negativo y, por norma general, se asume que la persona no está inficionada. A veces, el resultado de la PCR es negativo a lo largo de los primeros días de COVID-19 (hay poco virus y poco material genético en la garganta). Entonces, cuando la prueba es negativa, si el paciente sigue con síntomas muy sospechosos, el médico puede elegir repetir la prueba.

Prueba de detección rápida de antígenos

En un caso así, se busca a través de reacción química la presencia de ciertas proteínas (antígenos) del virus CoV-2 del SARS. Es una técnica rápida que da el resultado en 15 minutos.

Del mismo modo que con la PCR, se requiere una muestra nasofaríngea Una vez conseguida, la torunda debe ponerse en un tubo que tenga dentro líquido y entremezclarse bien. Posteriormente se introducen unas gotas de esta dilución en un gadget con una tira absorbente empapada de un reactivo (similar al utilizado para la prueba de embarazo). Según aparezcan o bien no determinadas líneas de color, el resultado va a ser positivo o bien negativo. La interpretación es exactamente la misma que para PCR.

Prueba de anticuerpos

Lo que buscan estas pruebas es la presencia de anticuerpos contra el virus en la sangre. El sistema inmunológico (nuestras defensas) produce estos anticuerpos (inmunoglobulinas) para batallar y eliminar el virus:

  • Inmunoglobulina M (IgM): es la primera línea de defensa del organismo contra las infecciones. Hace aparición temprano, coincidiendo con la patología, mas no dura bastante.
  • Inmunoglobulina G (IgG): Hace aparición después de la IgM y dura más tiempo, resguardando teóricamente al tolerante de las reinfecciones con el SARS CoV-2. Todavía no está claro cuánto tiempo dura la IgG en la sangre y cuánta protección brinda. Tampoco se sabe si los pacientes que han perdido sus anticuerpos están protegidos por la inmunidad celular, otro componente de las defensas del organismo contra las infecciones.

Si el análisis de sangre exhibe la presencia de anticuerpos, el paciente ha sido infectado con SARS CoV-2.

¿Qué pruebas están accesibles para la detección de anticuerpos?

Pruebas rapidas– Se requieren unas gotas de sangre, que en general se obtienen pinchando un dedo con una lanceta. Se utiliza un dispositivo semejante al utilizado para las pruebas de embarazo. Ciertos dan un resultado global, sin diferenciación entre IgM e IgG y otros dan 2 desenlaces, uno para IgM y otro para IgG. Se tienen la posibilidad de efectuar en consulta sin necesidad de ser mandados al laboratorio. Se nombran rápidos porque el resultado está utilizable en unos 10 minutos.

Serología: Se realiza a partir de una muestra conseguida mediante extracción de sangre con aguja y jeringa que se manda al laboratorio. Se usan las denominadas técnicas de inmunoensayo: ELISA (ensayo inmunoabsorbente relacionado a enzimas) y CLIA (quimioluminiscencia). El resultado tarda más (de 24 a 48 horas) pero es más fiable que las pruebas veloces.

FUENTE:

Califica este artículo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...